viernes, 13 de marzo de 2009

Leer...

Durante mucho tiempo, y en muchas culturas en las que la escritura no estaba a la orden del día -incluso en otras en la que tampoco la imagen estaba a la orden del día-, la transmisión oral se encargó de desafiar a la muerte. Le confiaban la enseñanza y la iniciación de todo lo que el hombre necesita para sobrevivir, tanto material como espiritual. El habla se convertía y constituía no solamente un signo de identidad, sino también una herramienta de pervivencia. El hecho de que el habla, tan inmaterial que ni se ve ni se toca, fuera la herramienta que permitía a la humanidad ser inmortal, es un prodigio que todavía en la actualidad cuesta valorar.
Sobre la base del habla se crearon las mitologías, las leyendas, los cuentos populares, las narraciones orales, los aforismos, las canciones, los refranes, los proverbios y un bagaje importante de tradición literaria oral, específico para cada cultura, de múltiples orígenes que, paralelamente a la Revolución industrial, al Romanticismo, a la educación obligatoria, a la consagración de las ciudades y a otros fenómenos afines, pierde su papel de transmisor y pasa a ser objeto de estudio folclórico en forma escrita. Actualmente, el lenguaje escrito se superpone al habla y subvierte su importancia.

extracto de "Leer antes de leer" de Teresa Duran
Aique Grupo Editor- Grupo Anaya S.A.-Conabip,2007

No hay comentarios: