viernes, 22 de mayo de 2009

Argentina, 25 de mayo de 1810-2009

¿somos iguales?
¿somos ciudadanos, conciudadanos?
¿somos patriotas, compatriotas?
¿somos todos argentin@s?

Se acerca el 25 de mayo y sólo pretendo acercarles algunos párrafos literarios, de tres autores:
Andrés Rivera, Dalmiro Sáenz y Fernando Savater.

Sé que anoté, como un maníaco, como si grabara en piedra y en hierro las últimas letras de mi testamento, a lo largo de mis nueve años de cárcel: En los pueblos es ya como extranjera la causa de la patria.
[...]
¿Qué hacía yo, sentado ahí, con un solo brazo útil, en tierra de exilio, mientras escuchaba a un caballero, dueño de una de las lenguas más poderosas del país, preguntándose dónde está la patria?
Preguntándome a mí, general sin tropa, y, por entonces, granjero endeudado, dónde está la patria.

¿Tú carne y tus huesos, Margarita Weild, ardieron en una pira?
¿Les pregunto a tus cenizas, Margarita Weild, dónde está la patria?

de Ese manco Paz, Andrés Rivera

Queridos Padre y Madre:

Tengo instalada ya en mi tristeza las caras de ustedes cuando terminen de leer esta carta. La suya, mamá, inclinada sobre este papel, como cuando terminaba de tocar el piano y su mirada quedaba un rato extraviada sobre las teclas. [...]
A Clorindo lo conocí durante la segunda invasión de los ingleses. Yo había terminado el turno de la tarde en el hospital de sangre y ya estaba por volverme a casa cuando lo trajeron en una camilla. Vi que era un Patricio por lo que quedaba de su uniforme y, por la trenza, vi que era un soldado raso, [...]
Yo le había robado a Saavedra uno de sus soldados, o mejor dicho, lo había despojado de su uniforme, de las huellas del combate, de la sangre y el barro y hasta de su trenza de Patricio, y había dejado descubierto lo que había quedado de él. ¿Y qué queda de él? ¿Qué queda de nosotros cuando nos despojamos del ropaje de las circunstancias? ¿Somos como huérfanos de nosotros mismos?

de La patria equivocada, Dalmiro Sáenz

Ciudadanía
La ciudadanía democrática es la forma de organización social de los iguales, frente a las antiguas sociedades tribales formadas por idénticos y las sociedades jerárquicas que imponen desigualdades "naturales" entre los miembros de la comunidad. Los iguales lo son en derechos y deberes, no en raza, sexo, cultura, capacidades físicas o intelectuales ni creencias religiosas: es decir, igual titularidad de garantías políticas y asistencia social, así como igual obligación de acatar las leyes que la sociedad por medio de sus representantes ha dado a sí misma. En una palabra, el ciudadano es el sujeto de la libertad política y de la responsabilidad que implica su ejercicio. En la ciudadanía, son los ciudadanos quienes sustentan el sentido político de la comunidad y no al revés.
[...]

de Diccionario del ciudadano sin miedo a saber, Fernando Savater

No hay comentarios: