miércoles, 31 de marzo de 2010

Bibliotecas Infantiles




Ana María Córdoba, colega de Rosario, nos acerca este material, que compartimos con todos uds.



Gracias Ana!


SERVICIOS BIBLIOTECARIOS PARA   NIÑOS



LITERATURA INFANTIL



Es difícil determinar los orígenes de la literatura infantil; concebida como tal, es decir obras literarias destinadas específicamente a los niños, tratándose de un instrumento de juego con un soporte ideológico. De esta manera nos remontaríamos hacia el siglo XVII, aunque los libros leídos por los niños se remontan años atrás.



El punto de partida hay que situarlo en los cuentos milenarios que se trasmitían oralmente y que un día fueron plasmados en un libro. Pero la primera obra que aparece compuesta concretamente para niños, se remonta al siglo XVII, es la obra de Comenius titulada "Orbis pictus" en 1657. Esta es a la vez un alfabeto, un tratado moral, una historia natural; pero sobre todo un libro de imágenes, además del primer libro ilustrado para niños.
Se trata de ejemplos aislados y singulares; pero la idea que ha de fundamentar una literatura infantil es la existencia de una edición que les este especialmente destinada. Este acontecimiento sucede a la vez en Francia y en Inglaterra; por una parte Pelerin crea las
"estampas de Espinal" en 1740, y por otra parte John Newbery abre en Londres en 1745 la
primera librería para niños, editando libros desde 1744, entre otros adaptaciones de "Gulliver" y "Robín de los bosques".
Muy poco a poco el libro infantil irá perdiendo el carácter didáctico-moral para entrar en la categoría de lúdico. El adulto que se oculta tras esas páginas ya no está allí ni para ordenar, ni para enseñar; imponiéndose a partir del romanticismo.
Hans Cristian Anderson, va a publicar a partir de 1835 sus historias para niños y continuará publicando libros hasta 1875, cuya influencia será considerable en todos los escritores de
cuentos posteriores. Andersen va a utilizar temas tradicionales narrándolos como un hombre
del pueblo, sitúa lo maravilloso en el mundo cotidiano.



Parte I. Bibliotecas infantiles



2



El cuento fantástico empieza con Lewis Carol, cuya fantasía es una simple deformación de
la realidad y el paso a otro mundo, como ocurre en "Alicia en el país de las maravillas".
Ya en la segunda mitad del siglo XIX la literatura infantil empezará a caracterizarse por
una representación directa del universo familiar del niño, empezando la preocupación de por
el aspecto psicológico y social; a este tipo pertenece "Oliver Twist" de Dickens, siendo una
mercancía que se vende bien en la época.
Pero pronto la aventura y la conquista de los grandes espacios va pronto a sustituir a las
novelas de costumbres, un ejemplo de ello es Julio Verne; aunque algunos críticos lo
consideran más literatura popular más que infantil. A extremismo género pertenece las obras
de Stevenson "la isla del tesoro".
Es una época de clásicos de la literatura infantil "Tom Sawyer" de Mark Twain, "Pinocho"
de Collodi, "Peter Pan" de James Barrie, "El libro de la selva" de K. Grahame; pero esto no
debe engañarnos a pensar que todo lo publicado fue excelente, pues se puede encontrar
también muchas obras mediocre; además es necesario señalar que a la literatura infantil se le
daba con mucha reticencia el "status" de valor cultural.
Durante el periodo de la Segunda Guerra Mundial asistimos a una época de retroceso, para
desembocar posteriormente en una comercialización tan salvaje como servil, y el inicio de la
industrialización de la fabricación en serie de un objeto de gran consumo.
La literatura infantil salió del anonimato gracias al libro ilustrado, con la creación de un
círculo de especialistas.
Trabajos de sociólogos han demostrado que el niño se educa tanto en la "escuela paralela"
como en la propia institución. De modo similar la edición se ha diversificado y el sector ocio
se ha separado del libro escolar. La producción ha aumentado notablemente, al igual que el
acceso de los niños al libro por el desarbolo de las bibliotecas y de la formación.
Los libros que se crean actualmente para niños dejan suponer que estos se sienten
cómodos en los valores estéticos de los adultos; y en una palabra son moralizantes cono los
del pasado, pero sumergidos en la masa de producción, reteniendo menos la atención del niño en tanto en cuanto son antes consumidos.
Lo que se ha de pedir a la literatura infantil de hoy es informar e integrar, en ella debe
aparecer la vida de todos los días de todos los países y se debe poder leer con claridad.



Ilustraciones :



Hasta el ya mencionado Pellerin, quien en 1740 realiza las estampas llamadas de Espial,
las imágenes piadosas y edificantes serán las únicas ilustraciones que encontremos en la
literatura infantil. Las primeras ideas pedagógicas surgen en el s. XVII y XVIII, sirviendo
para dar forma tangible y atrayente a las enseñanzas demasiado abstractas para los alumnos
más jóvenes. Y será la ilustración lo que va a diferenciar la edición para niños de la edición
general, ya que el niño es un lector insaciable de imágenes.


Link para seguir leyendo


http://web.usal.es/~alar/Bibweb/Temario/Infant.PDF
             


Felices pascuas!!


No hay comentarios: